Declaración de Brisbane de los Líderes del G20 sobre Ébola

Logo G20 Brisbane 2014

(Brisbane, 15/Nov/2014).- Estamos profundamente preocupados por el brote de Ébola en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona y  consternados por el sufrimiento y la pérdida de vidas que está causando. Somos conscientes de los graves impactos humanitarios, sociales y económicos en estos países, y de la posibilidad de que estos impactos se propaguen.  Los gobiernos y pueblos de Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona están haciendo enormes esfuerzos para luchar contra el brote, con el apoyo de la Unión Africana y otros países africanos. Felicitamos el valiente servicio de atención sanitaria de los  trabajadores humanitarios. También aplaudimos las contribuciones de los países de todo el mundo, Naciones Unidas (ONU) y sus organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), organizaciones regionales e internacionales e instituciones financieras, organizaciones no gubernamentales y religiosas, y del sector privado. Apoyamos plenamente el trabajo actual de la Misión de la Naciones Unidas para la Respuesta a la Emergencia de Ébola para fortalecer la capacidad de detener el brote, tratar a los infectados, garantizar los servicios esenciales, preservar la estabilidad y prevenir frutos brotes así como urgir para actuar con rapidez  y lograr estos objetivos.

Los miembros del G20 se comprometen a hacer lo necesario para garantizar que el esfuerzo internacional pueda extinguir el brote y hacer frente a los costes humanitarios y económicos a medio plazo. Trabajaremos a través de canales bilaterales, regionales y multilaterales,  y en colaboración con las partes interesadas no gubernamentales. Compartiremos nuestras experiencias de éxito en la lucha contra el Ébola con nuestros socios, incluidas la promoción de condiciones seguras y de formación de trabajadores sanitarios y voluntarios. Trabajaremos para acelerar el desembolso eficaz y dirigido de fondos y de otras asistencias, buscando el equilibrio entre las necesidades de emergencia y de largo plazo.

Instamos a los gobiernos que aún no lo han hecho a sumarse a la provisión de contribuciones financieras, equipos médicos apropiadamente cualificados y entrenados, equipamiento médico y de protección y medicamentos y tratamientos. Así como elogiamos el trabajo en curso, instamos a realizar esfuerzos adicionales por parte de investigadores, reguladores y compañías farmacéuticas para el desarrollo de herramientas de diagnóstico, vacunas y tratamientos asequibles, seguros y efectivos. Hacemos un llamamiento a las instituciones internacionales y regionales, la sociedad civil y sector privado para trabajar con los gobiernos en la mitigación de los impactos de la crisis y garantizar la recuperación económica a largo plazo.

En este sentido, urgimos al Grupo del Banco Mundial (BM) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a continuar con su firme apoyo a los países afectados y dar la bienvenida a la iniciativa para poner a disposición otros 300 millones de dólares para frenar el brote de Ébola y aliviar las presiones sobre Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, a través de una combinación de préstamos en condiciones favorables, alivio de la deuda y donaciones. Solicitamos  al FMI y al grupo de Banco Mundial a explorar mecanismos nuevos y flexibles para hacer frente a los efectos económicos de futuras crisis similares.