Vacunas y Tratamientos

Entrada del Hospital Carlos IIII

Actualmente, no existen vacunas ni tratamientos antivirales de eficacia probada contra la enfermedad del Ébola.

Los síntomas de la enfermedad se tratan a medida que aparecen. El tratamiento precoz mejora la supervivencia. Se pueden adoptar las siguientes medidas básicas de intervención para mejorar significativamente la probabilidad de supervivencia:

  • Proporcionar líquidos intravenosos (IV) y mantener el equilibrio hidroelectrolítico (sales corporales).
  • Mantener los niveles adecuados de oxígeno en sangre y la presión arterial.
  • Tratar las otras infecciones que puedan presentarse, o cualquier otra complicación.

La recuperación del paciente depende de su respuesta inmunitaria. Las personas que se recuperan de la infección por el virus del Ébola producen anticuerpos que pueden durar por lo menos 10 años.

¿Qué vacunas y tratamientos experimentales se están probando?

Se han probado algunas vacunas experimentales que han resultado eficaces en animales, pero todavía no se ha comprobado su eficacia en estudios protocolizados en seres humanos. Los tratamientos experimentales con fármacos antivirales o con anticuerpos específicos tampoco han arrojado aún resultados concluyentes en cuanto a su eficacia. Los resultados obtenidos en modelos experimentales sugiere que son capaces de proporcionar un grado de protección significativo. En cualquier caso, la propia respuesta inmunitaria de los pacientes juega un papel muy importante en la recuperación.

Vacunas:

El pasado 11 de agosto, un grupo de expertos convocado por la OMS estuvo de acuerdo en que el uso de medicamentos y vacunas experimentales es admisible, desde el punto de vista ético, debido a las circunstancias excepcionales que rodean a la epidemia de EVE.

Se cuenta con dos vacunas experimentales para uso clínico que se pueden usar en ensayos clínicos de la fase 1 anteriores a su autorización:

  • (cAd3-ZEBOV) obtenida por GlaxoSmithKline con la colaboración del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos. Utiliza como vector un adenovirus de chimpancé al que se la ha insertado un gen del virus del Ébola.
  • (rVSV-ZEBOV) obtenida por el Organismo de Salud Pública del Canadá en Winnipeg. La licencia para comercializarla es propiedad de una empresa estadounidense, NewLink Genetics, con sede en Ames (Iowa). Utiliza un virus atenuado de la estomatitis vesicular (una enfermedad del ganado) uno de cuyos genes ha sido reemplazado por un gen del virus del Ébola.

Tratamientos con fármacos antivirales:

Los fármacos antivirales son aquellos que interfieren la multiplicación del virus. Estos tratamientos pueden ser efectivos durante la fase sintomática de las enfermedades producidas por virus. A través de distintos laboratorios farmacéuticos a nivel mundial se están desarrollando varias iniciativas de investigación sobre este tipo de tratamientos para combatir el Ébola. Entre los más relevantes se encuentran:

  • TKM: Es un ARN de interferencia que bloquea la maquinaria genética del virus del Ébola. El fabricante es la farmacéutica canadiense Tekmira. Su producción también es limitada y no se sabe cuál es su disponibilidad actual.
  • Otros antivirales experimentales, como Favipivavir, Interferon, el BCX4430, Brincidofovir y AVI-7537.

En cualquier caso, se trata de tratamientos experimentales, no se tiene constancia de su efectividad y su disponibilidad no está garantizada.

Tratamientos con anticuerpos específicos (inmunoterapia):

La inmunoterapia consiste en suministrar al paciente anticuerpos específicos contra el virus que le produce la enfermedad. Con otras enfermedades, se ha mostrado eficaz en los momentos muy tempranos de la infección pero no así en los momentos más tardíos. Su actuación se basa en la capacidad que poseen los anticuerpos específicos para bloquear la infectividad del virus.

Las alternativas actuales en relación con la enfermedad por el virus Ébola son las siguientes:

ZMAPP: Se trata de una mezcla de anticuerpos monoclonales frente al virus del Ébola desarrollada por Mapp Biopharmaceutical. Esos anticuerpos son capaces de neutralizar eficazmente la infectividad del virus. Su disponibilidad es muy limitada y se trabaja para aumentar su producción.

Otras alternativas: el grupo de expertos convocado por la OMS el 11 de agosto de 2014 convino en dar prioridad a las investigaciones sobre el tratamiento con plasma de personas que hayan superado la enfermedad (convalecientes). Dicho plasma se obtiene por donación de los convalecientes y posee anticuerpos específicos frente al virus.

¿Qué expectativas existen para conseguir vacunas y tratamientos eficaces contra la enfermedad del Ébola?

Por el momento no existe un horizonte temporal claro sobre la evolución de estas vacunas y tratamientos. La hoja de ruta que establece la OMS para el desarrollo de las vacunas ya existentes (cAd3-ZEBOV y rVSV-ZEBOV) es la siguiente:

Octubre de 2014: Se habrán preparado y convenido los procedimientos para evaluar y compartir los datos al instante y habrán empezado los ensayos clínicos de la fase 1.

Octubre y noviembre de 2014: Se habrán acordado protocolos comunes (con inclusión de estudios de la fase 2) en los diferentes centros de investigación. Deberá empezar lo antes posible la preparación de dichos centros de investigación para comenzar los estudios de la fase 2.

Noviembre y diciembre de 2014: Se habrán obtenido los datos iniciales sobre seguridad en los ensayos de la fase 1.

Enero de 2015: Se dispondrá lo antes posible de dosis de vacunas elaboradas de conformidad con las buenas prácticas de fabricación para ser usadas en los estudios de la fase 2.

Enero y febrero de 2015: Se habrán aprobado e iniciado los estudios de la fase 2 en los países afectados y en otros países según corresponda.

Una vez obtenidos los datos sobre eficacia:  se planificará la vacunación a gran escala, incluidos los sistemas de financiación, asignación y uso.

Respecto a los tratamientos antivirales y a la inmunoterapia no puede avanzarse ningún horizonte concreto.