Diagnóstico del Ébola

Imagen de microscopio de laboratorio

Por lo general, el virus Ébola sólo se puede diagnosticar desde el momento en que se presentan síntomas. Un diagnóstico en la fase sintomática inicial, debido a que tiene síntomas similares (como la fiebre) a otras enfermedades, requiere descartar otro tipo de enfermedades que se presentan inicialmente con sintomatología parecida. Una vez descartadas, se toma una muestra de sangre que se envía al laboratorio de referencia (en España, el Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III), que realiza una prueba llamada Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR). En las siguientes 24 horas se sabrá si la muestra es positiva o negativa para el virus Ébola.

Para descartar falsos negativos o falsos positivos es necesario realizar un segundo análisis, pasadas 72 horas, en los siguientes casos:

  • Si se trata de un contacto directo (de alto riesgo)* de una persona infectada.
  • Si se trata de personas procedentes de países afectados que han llegado a España en las últimas 72 horas.
  • Si los síntomas son muy leves.

Una persona asintomática siempre dará negativo en los análisis, aun estando infectada, por lo que en el momento en el que se presenten los síntomas habrá que realizarle un nuevo análisis.

* Un contacto de alto riesgo es un contacto directo con un caso confirmado sin equipo de protección personal adecuado o con sus ropas, ropa de cama o cualquier otro material que pueda estar infectado con su sangre, orina o fluidos, o el contacto directo con el cadáver de una persona fallecida por la EVE.